Luna 2.0 en una ardua batalla para recuperar la confianza de sus inversores

2 jun. 2022
luna2 (1).png

El mundo de las criptodivisas ha experimentado mucha volatilidad en los últimos dos meses, sobre todo si se compara con el mercado verde de ganancias y carreras alcistas que experimentamos durante la mayor parte de 2021.

Todos sabemos que la inversión en criptodivisas es algo a lo que no hay que acercarse sin cuidado. Las criptodivisas son activos especulativos de alto riesgo y hacerse rico con su inversión podría ser tan probable como perder completamente todo el dinero que puso en ella.

Los precios fluctúan en gran parte por la influencia de los sentimientos de los inversores y usuarios, así como por el bombo de los medios de comunicación e incluso por factores macroeconómicos.

La caída de LUNA y UST fue una experiencia reveladora para muchos, y un factor disruptivo en el desplome que las criptodivisas han estado experimentando últimamente en su conjunto. Por eso, cuando se conoció la noticia de que el ecosistema de LUNA se renovaba en LUNA 2.0, los críticos e inversores que perdieron gran parte de sus ahorros, arremetieron con mucho escrutinio contra este movimiento de Do Kwon.

Esta nueva cadena Terra sólo vino con un reemplazo de Luna, y se deshizo de la moneda estable estrechamente relacionada que fue uno de los principales factores de la caída, ya que el precio de UST mantuvo su fijación a la marca de un dólar en detrimento de LUNA.

Terra Luna recibió un nuevo "contrato de vida" y ya está en marcha en múltiples intercambios, dicho esto, tuvo un comienzo rocoso, ya que su precio se desplomó más del 70 por ciento apenas horas después de su debut, con la mayoría de la comunidad de criptografía frunciendo el ceño en desaprobación de toda la situación.

La prominente figura de Internet e inversor en criptodivisas Lark Davis compartió con sus más de 1 millón de seguidores en Twitter:

          "Cero planes de comprar $luna 2.0, pero me desharé de cualquier airdrop, si consigo alguno, en Binance".

Tras el catastrófico fracaso de UST y los efectos que tuvo a los ojos de la comunidad de criptomonedas, la credibilidad de Do Kwon (Desarrollador y CEO de Terraform Labs) se perdió casi por completo, y sólo unos pocos creyentes y un puñado de especuladores esperaban la recuperación de todo el ecosistema.

No sólo eso, sino que la reputación que tenía también fue profundamente erosionada, con la controversia y las acusaciones que ahora plagan a Terraform Labs, con los medios de comunicación locales informando de que el personal de Terraform Labs fue posteriormente convocado por funcionarios de Corea del Sur y sitios como Bitcoin.com informando sobre la disolución de Do Kwon Terraform Labs momentos antes de que comenzara el incidente de de-pegging.

La antigua moneda Luna, ahora llamada Luna Classic (LUNC), ha comenzado sorprendentemente a saltar en el precio, con la gente en las redes sociales mostrando su apoyo y tratando de bombear la antigua red, mientras que descarta la nueva moneda.

Estos movimientos extremos de volatilidad ciertamente llamaron la atención de los especuladores que buscan obtener ganancias rápidas de toda la situación de Terra Luna, mientras que los anteriores poseedores se lamentan de sus pérdidas y tratan de recuperar sus inversiones desaparecidas.

Fabi Aboualfa, jefe de investigación de la empresa de corretaje de criptomonedas Copper, dijo:

          "Esto es pura ludopatía como nunca se ha visto en el cripto"

Los analistas de criptomonedas en general se mantienen en el lado bajista al hablar de la nueva blockchain de Terra y de la volatilidad inicial de la que hablábamos antes, etiquetan a Luna 2.0 como un activo muy especulativo y lo más probable es que acabe ganando o perdiendo valor dependiendo de la narrativa que la rodee, hasta que la cadena y su fundador recuperen la confianza de la comunidad y empiecen a aportar el valor fundamental al ecosistema que se perdió con sus últimas decisiones sobre hacia dónde llevar el proyecto en su conjunto.

No sólo eso, sino que también ha habido problemas con el airdrop de Luna 2.0, con algunos inversores recibiendo menos monedas de las que deberían, lo que llevó al equipo de Terra a tuitear sobre el trabajo activo en una solución, aumentando aún más la desaprobación de su propia base de inversores.

En cuanto a los anteriores poseedores de Luna, vender ahora sería básicamente añadir un insulto a la herida, la mayoría de ellos mantienen con la esperanza de recuperar al menos un porcentaje de sus inversiones iniciales, sería cuestión de tiempo ver cómo evoluciona esta situación, y si acaba afectando a otras monedas estables al dispararse el índice de miedo de los inversores.

Isaac Vitales